Qué necesita una criptomoneda para ser añadida a un exchange

Los exchanges de criptomonedas funcionan como mercados y entidades financieras. (Foto: Freepik)
Los exchanges de criptomonedas funcionan como mercados y entidades financieras. (Foto: Freepik)
Los exchanges de criptomonedas son plataformas que funcionan como mercados y entidades financieras, donde se pueden comprar y cambiar divisas virtuales por dinero tradicional, otras monedas virtuales, o por diversos productos y mercancías.
Desde la aparición del Bitcoin en 2008, se han ido sumando al mercado digital miles de monedas, como Ethereum, Litecoin, Bitcoin Cash, Ripple o Dogecoin, a las que hay que sumar las 8.262 registradas en CoinMarketCap, y hay estimaciones actuales que hablan de más de 20.000 monedas virtuales en el mundo.

Actualmente, existen diversas formas y mecanismos para crear criptomonedas y es por ello por lo que existen tantas en el mercado. Por supuesto, no todas son confiables, aunque un criterio de fiabilidad, para acercarse a ellas, sea ver a qué exchange se encuentra adscrita.

Los exchanges

Para que tengan valor y puedan ser intercambiables, las criptomonedas usualmente se registran en plataformas de intercambio donde se realizan las distintas operaciones que se pueden hacer con estas monedas. Son ejemplos de estas plataformas o exchanges Binance, Kraken, Bitfixnet, Bitstamp, Coinbase, CoinEx o Bisq.

Algunas de estas plataformas pueden ser tan inestables o volátiles, o desafortunadas, como grandes bancos y entidades financieras tradicionales, tal y como fue el caso de OpenBazaar, una exchange pionera que abrió sus puertas en 2016 y las cerró a partir de 2020, al quedarse sin donantes.

Pero en general la mayor parte de los exchanges son plataformas confiables para realizar operaciones en las distintas criptomonedas.

Cómo se registra en un exchange una criptomoneda

Una de las formas más seguras de validar una criptomoneda es registrarla en un exchange reconocido.

Naturalmente, para poder registrar la criptomoneda en un exchange se debe responder a los requerimientos de información de la misma, que por lo general incluyen: precio del criptoactivo, información relevante sobre el grupo de desarrolladores y de los directivos de la criptomoneda, y la copia del Libro Blanco.

El Libro Blanco o “White paper”, recoge toda la información importante de la moneda virtual y cómo va a interactuar en las redes donde va a funcionar.

Normalmente, un libro blanco contiene una introducción, un aviso legal (con advertencias e indicaciones si hay países donde la criptomoneda tiene limitaciones legales o mercantiles), una descripción del mercado donde va a operar y del producto, descripción de equipos y tecnologías utilizadas, y la hoja de ruta.

La hoja de ruta es la que informa al futuro comprador cuáles son los planes de una criptomoneda a corto, medio y largo plazo.

La introducción del libro blanco también es importante, porque puede proporcionar la motivación a los futuros clientes o compradores. Allí se expone qué se intenta resolver con el proyecto y cuáles son los beneficios que se pueden ofrecer.

En el libro blanco de la criptomoneda se deben aclarar y despejar todas las dudas que pueda tener un inversionista o cliente potencial.

Los requerimientos para registrar una criptomoneda van a ser distintos dependiendo de a que clase de plataforma exchange se quiera acceder: exchanges tradicionales, fondos de criptodivisas, plataformas directas de negociación (OTC, Over The Counter) o exchanges descentralizados (la evolución automatizada de los exchanges tradicionales).
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS