REVOLUCI覰 DIGITAL

IOTA, la criptomoneda que pasa desapercibida y el futuro de Internet

IOTA, la revoluci髇 en el mundo de las criptomonedas. (Foto: Envato)
IOTA, la revoluci髇 en el mundo de las criptomonedas. (Foto: Envato)
IOTA fue creada en el a駉 2015 con el objetivo de crear un nuevo tipo de microprocesador que permita gestionar las transacciones en la econom韆 digital del llamado Internet de las cosas.
El mundo de las criptomonedas se caracteriza por una volatilidad alta. Eso es algo que todo el mundo conocer. Cada día, tienen lugar cambios que cada vez son más innovadores y revolucionarios. Uno de estos cambios ha sido IOTA, un nuevo protagonista en la cadena de bloques o Blockchain.

Este nuevo giro permite gestionar las transacciones en la economía digital del llamado Internet of things (“Internet de las cosas” en español).

Representado por las siglas IoT, la internet de las cosas hace referencia a que cualquier objeto puede ser conectado a Internet. De ahí el nombre de esta criptomoneda IOTA. Se estima que para 2020 habrá miles de millones de objetos conectados a la red.

Su nacimiento no es nuevo. IOTA data de 2015 cuando un equipo detrás de la plataforma fundó una startup que quería desarrollar un microprocesador para este denominado Internet de las cosas.

Con la expansión de Internet, cada vez hay más necesidad de compartir recursos por Internet. Es ahí donde entra en juego IOTA que se convierte en la columna vertebral que permita a las empresas explorar nuevos modelos de negocios B2B, al convertir cada recurso tecnológico  en un servicio potencial para ser negociado en un mercado abierto en tiempo real y sin cargos.

Y aquí es donde entra en juego también otro término: Tangle. Se trata de una especie de libro contable que se distribuye. Es totalmente diferente a Blockchain, y por primera vez permite transferir valor sin cargo alguno.

Lo más destacable de esta nueva tecnología es que se puede escalar infinitamente, hacer transacciones mucho más rápidas y seguras que las actuales, y, lo mejor de todo, libre de comisiones. De esta forma, los dispositivos pueden intercambiar cantidades exactas de recursos bajo demanda, almacenar datos de sensores y registrar datos de forma segura y verificados en el libro mayor.



Según los estudios, para este año 2020, ya más dispositivos IoT que seres humanos en la tierra (8 mil millones de objetos IoT), y para los próximos años se espera que este número se vea multiplicado por 10x o por 20x veces más. Esto quiere decir que en promedio cada ser humano tendrá en sus hogares y trabajos al menos 20 dispositivos conectados al IoT.  

Aunque parece asombroso esto trae consigo un grave problema. La tecnología del internet actual no será capaz de soportar tanto tráfico de dispositivos comunicándose entre ellos por el internet, además, sumándole el hecho de ya el gran uso que le damos al internet. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS